Una imagen que invita

IMG_20171008_165202

Anuncios

TRAGEDIA EN HARLEM

Aquí os dejo el comienzo del relato que hemos leído y comentado en el módulo III. La verdad es que gira en torno a una de las lacras más absolutas de nuestra sociedad y también es cierto que la crítica queda escondida bajo un velo de humor negro que puede disgustar. Son formas de mostrar una realidad que todavía es presente y que esperemos llegue a ser pasado algún día.

Aprovecho para compartir algunas opiniones de los alumnos que se han animado a llevar la tarea hasta el final. ¡Gracias por vuestra colaboración!

TRAGEDIA EN HARLEM.

Autor: O.Henry.

El relato comienza así:

Harlem. La señora Fink acaba de entrar en casa de la señora Cassidy, que vive en el piso debajo del suyo.

-¿Has visto qué hermosura? -dijo la señora Cassidy.

Volvió el rostro con orgullo para que su amiga la señora Fink pudiese verlo. Tenía uno de los ojos casi cerrado, rodeado por un enorme moretón de un púrpura verdoso. También tenía un corte en el labio, que le sangraba un poco, y a ambos lados del cuello se veían marcas rojas de dedos.

A mi marido no se le ocurriría jamás hacerme una cosa semejante -manifestó la señora Fink, tratando de ocultar su envidia.

-Yo no viviría con un hombre -declaró la señora Cassidy- que no me pegase al menos una vez a la semana. Eso demuestra que te tiene por algo. ¡Aunque esta última dosis que me ha dado Jack no se puede decir que haya sido con cuentagotas! Todavía veo las estrellas. Pero será el hombre más dulce de la ciudad durante toda la semana, como indemnización. Este ojo vale lo suyo a cambio de unas entradas de teatro y una blusa de seda.

-Me atrevo a esperar -dijo la señora Fink, simulando complacencia- que el señor Fink sea demasiado caballero para atreverse jamás a ponerme la mano encima.

-¡Venga ya, Maggie! -dijo riéndose la señora Cassidy, mientras se untaba el ojo con linimento de avellano-, lo que pasa es que tienes envidia. Tu viejo está demasiado cascado y es demasiado lento para darte un puñetazo. Se limita a sentarse y a hacer gimnasia con un periódico cuando llega a casa. ¿O no es verdad?

-Es cierto que el señor Fink se embebe en los periódicos cuando llega -reconoció la señora Fink, asintiendo con la cabeza-; pero también es cierto que jamás me toma por un Steve O’Donnell sólo para divertirse, eso desde luego que no.

OPINIÓN ALUMNOS

Mi visión de los personajes que protagonizan este cuento es que Cassidy es una mujer materialista que permite que su marido la maltrate a cambió de regalos y viajes. La señora Fink es diferente: una mujer sin personalidad y envidiosa; el único “normal” es Mart, aunque sea un hombre monótono y aburrido.

Estefanía


No entiendo por qué la señora Cassidy se deja pegar a cambio de regalos, como si esos regalos valieran más que ella misma. ¿De qué servirían si se muere en una de esas palizas? En cambio, la señora Fink no sabe muy bien lo que quiere y se deja llevar por la locura de su amiga.

El texto busca ironía pero no tiene gracia porque habla sobre algo muy serio. Refleja la dependencia de estas mujeres hacia sus maridos de una forma muy clara.

Osarumwense Iduozee


 

Relato corto que narra un día cualquiera en la vida de dos mujeres. Ambas, vecinas y amigas, nos muestran cómo es su relación matrimonial: la señora Cassidy -criada, posiblemente, en una familia conservadora, con unas creencias cuestionables y una autoestima pésima- vive un matrimonio de constantes maltratos. Estos, aceptados y en ocasiones casi anhelados, son acompañados de gratificaciones materiales que parece ser que le compensan. No tiene problema, sino todo lo contrario, en mostrar orgullosa las marcas de ese “amor”, incluso bromea sobre los obsequios que recibirá como indemnización. Una relación donde el respeto y el amor brillan por su ausencia. Por el contrario, el matrimonio de la señora Fink está basado en la rutina y la dejadez propia de personas que no tienen motivaciones, sin objetivos, ni pasiones. Maggie (la señora Fink) envidia a Mart (señora Cassidy) y busca desesperadamente provocar a su marido para que actúe cómo el de su amiga, sin embargo no obtiene la reacción deseada.

Escribir sobre el maltrato es arriesgado, tema tabú para muchas mujeres y, por otro lado, peliagudo para el lector. En algunos casos la frivolidad expresada puede llegar a enfadar o remover miedos y recuerdos (como es mi caso). El escritor pinta una escena de celos entre ambas vecinas, una es maltratada, la otra no. Los viejos modelos de que las mujeres deben ser humilladas y sólo sirven para parir, cuidar la casa y ser saco de golpes, cómo desahogo machista, se encuentran obsoletos. Pero en el relato ellas no lo ven así, les han enseñado desde pequeñas otra manera y no conciben una realidad diferente a esta. Aun así, es un relato que invita a pensar sobre la comunicación entre parejas, sobre los errores que se cometen por las imposiciones sociales y sobre la absurda -y para muchos aceptada- creencia de que la mujer es sólo un objeto. El autor nos muestra, con este frío relato, la mentira que muchas mujeres viven, confundiendo amor con esclavitud. Amar a alguien es compartir, caminar juntos, crear un espacio en el que los golpes no tienen cabida, ya sean físicos o psicológicos. La confianza, la comunicación, la empatía y la libertad son pilares imprescindibles y sobre ellos debemos construir una relación sana que nos ayude a romper viejos patrones impuestos.

                                                                                                       por Isa Ruiz

Esta vez acompaño la entrada de una imagen muy especial, creación de una auténtica artista en la sombra. Merece la pena compartirla y que disfrutéis todos de ella.

IMG_20171006_125842 (1)

 

“TROYANAS” EN EL TEATRO PRINCIPAL

“TROYANAS” un clásico con AITANA SÁNCHEZ-GIJÓN en el TEATRO PRINCIPAL
Hécuba, Helena, Casandra, Andrómaca, Briseida o Políxena claman su desgarro y su dolor, que pervive hoy, dos mil quinientos años más tarde. Si la guerra pasa por el cuchillo a poblaciones enteras, si destruye y asola vida y civilizaciones a su paso, a la parte más silenciada de la sociedad, a las mujeres, las termina por convertir en un invisible botín de guerra sin derecho apenas a la queja. “Todos vamos con un cuchillo invisible entre los dientes”, anuncia Taltibio, encarnado por Ernesto Alterio, en el narrador de la descarnada historia de la reina Hécuba y del resto de mujeres que, una vez arrasada su ciudad, son reducidas a botín de guerra. Cada una espera la suerte que los vencedores han elegido para ellas. Un estremecedor destino que las lleva a la esclavitud, la violación o la muerte.

Para levantar este montaje, su directora Carme Portaceli ha contado con dos cómplices de excepción: el dramaturgo Alberto Conejero, encargado de hilar finamente el texto de Eurípides para convertirlo en espejo de todas las guerras que asolan el mundo, y la actriz Aitana Sánchez-Gijón, quien se ha descubierto como una de nuestras grandes trágicas con su anterior montaje, “Medea” y que vuelve a reinar ahora con Troyanas, en la que no hay dolor que no le pertenezca. En este espectáculo, las palabras de Eurípides resuenan directas y poderosas en su versión. Sin retórica pero cargadas de poesía, suponen un derechazo a la conciencia de Europa, que ve desangrarse a poblaciones como Siria cruzada de brazos. “Lejos de vuestra tierra asesináis, torturáis y saqueáis; como si nuestros cuerpos valieran menos por estar en la orilla del mundo. No dudáis. Todo por alimentar esa bestia a la que llamáis futuro… Una bestia negra es ese futuro y se volverá contra vosotros”, grita en el texto de Eurípides la sufrida Andrómaca, en un claro ejemplo de similitud entre el actual conflicto bélico en Oriente Medio y el texto del autor griego. La historia sigue repitiéndose, tristemente; haciendo memoria y visibilizando a las olvidadas de los olvidados.

Por cierto, os paso el código para conseguir la bonificación para el Teatro Principal comprando la entrada a través de Internet: TPZ1799. Si no lo han modificado, vale para todas las sesiones bonificadas. Un lujo tenerlo.

TROYANAS – Teatro Español / Festival Internacional de Teatro de Mérida
Viernes, 27 de octubre, a las 20.30 horas
Precio: 25 € – Precio especial AMIGOS DEL TEATRO: 18 €

La bonificación se aplicará en las localidades de Butaca de Patio, Plateas Bajas y Palcos de Primera Planta. Esta promoción será válida hasta agotar las localidades bonificadas del espectáculo programado. Cada documento presentado, equivale a una entrada bonificada.

Horario de Taquillas: De 17 a 21 horas, todos los días (976 296090)

 

RECORDATORIO: LECTURA II

Tan solo recordar que esta semana realizaremos un pequeño cuestionario para evaluar la lectura del segundo relato propuesto para este cuatrimestre.

La prueba tendrá lugar el jueves (módulo I y II) y el viernes (módulo III).

Módulo I: Wallimai. Isabel Allende.

Módulo II: El rastro de tu sangre en la nieve. Gabriel García Márquez.

Módulo III: El barón de Growzwig. Charles Dickens.

img_20170114_163316_611

EL ORIGEN DEL CASTELLANO.

En el módulo 1 hemos visto una pequeña introducción al origen del castellano. Navegando un poquito por la red he encontrado este vídeo que, además de recoger algunas ideas de las vistas en clase, propone ejemplos diferentes e imágenes que ayudarán a que asentéis la información en vuestra cabeza.

Creo que es muy interesante para todos, así que no dudéis en echarle un ojo. Tan solo dura 5 minutos y sabréis un poquito más del misterioso lugar de donde procede la lengua, ese código tan perfecto que nos permite comunicarnos día tras día. Añado, además, el artículo de Alex Grijelmo con el que hemos comenzado la sesión. Espero que os gusten ambos documentos.

COLUMNA DE ALEX GRIJELMO. LA PUNTA DE LA LENGUA

Entre los restos arqueológicos de Atapuerca no se ha encontrado ninguna palabra. Quién sabe si los científicos analizarán algún día las vibraciones del aire en la cueva de Altamira para descubrir así el primer vocablo, como hallaron, en 1992, el momento en que estalló el Universo unos 15.000 millones de años antes.

Es cierto que ahora podemos imaginar, con los indicios de los esqueletos y utensilios que se han desenterrado en la Gran Dolina o en la Sima de los Huesos, cómo vivían los primeros pobladores de Europa, cómo se alimentaban, qué enfermedades sufrían, cuántos años vivió cada uno. Y sin embargo nada sabemos de aquellos vocablos, quizá gruñidos, que les servían para comunicarse. Se perdieron con la fuerza del viento del norte de la sierra burgalesa o con la brisa del Cantábrico. ¿Por qué? Porque aquellos seres no sabían cómo escribirlos.

Pero es muy probable que algo, quizás mucho, de lo que ellos pronunciaban siga estando en nuestro idioma de hoy. Tal vez entronque con el lenguaje de las cavernas la fuerza de esas erres que nos desahogan los enfados («cabreo», «bronca», «cabrón»…) y que tanto gustan a los locutores deportivos por el vigor que transmiten: «recorte», «regate», «remate», «arrebata», «raso», «rompe», «roba»… O la sonoridad que notamos en las viejas y recias voces prerrománicas y que pronunciaremos aún durante muchos siglos más «barro», «cerro», «barraca», «rebeco», «berrueco»). Quizás guarden relación aquellos gruñidos con los sonidos guturales de nuestra congoja primitiva («garganta», «atraganta», «angosto», «grito», «gemido», «angustia»), o quién sabe si tendremos ahí el origen remoto de las palabras dulces como el sonido del viento cuando se dedica a hacer música («bisbiseo», «sonrisa», «silencio», «sensible», «sigiloso», «sosiego», «susurro», «siega», «sensación»). Nuestra lengua esconde un genio interno invisible, inaudible, antiguo, que podemos reconstruir si seguimos las pistas que nos dejan sus hilos. Hilos son, y con ellos nos ha manejado el genio del idioma. Entre los restos de las cuevas no darán nunca con el genio de la lengua. Él no puede reposar ahí porque todavía no ha muerto.

Existe hace tantos cientos de años, que bien podemos considerarlo inmortal; como duraderos son sus gustos, sus manías y su carácter. Si lo conociéramos a la perfección, sabríamos sin duda cómo será nuestro idioma dentro de tres siglos. Y también nos conoceríamos mejor a nosotros mismos.

Han cambiado en este tiempo las palabras, desde luego; y las construcciones, la ortografía, la literatura pero en todos esos aspectos encontramos rasgos comunes de un ser originario que los alumbró.

Decimos «el genio del idioma» y nos vale como metáfora porque, en realidad, designamos el alma de cuantos hablamos una lengua: el carácter con el que la hemos ido formando durante siglos y siglos.

El idioma español es, pues, la obra de un genio misterioso. Lo que alcanzamos a descubrir ahora, cuando nos sumergimos en la historia de la lengua, responde a unas leyes que vienen de antiguo y que regulan la pronunciación, las combinaciones de sílabas, los significados, la sintaxis y, sobre todo, la evolución de las palabras a través de los siglos y de los idiomas por los que han pasado (superpuestos unos sobre otros como algunas iglesias católicas se construyeron sobre las visigóticas; pero siempre con el mismo arquitecto).

Da la impresión de que los vocablos de nuestro idioma se han movido y han cambiado al través del tiempo como si fueran un ejército, progresando desde el indoeuropeo hasta aquí de una forma disciplinada, sin apenas excepciones en su evolución fonológica y como si estuvieran bajo el mando de un general; miles de palabras que el pueblo fue haciendo suyas y sobre las que decidió soberanamente.

 

Flor, tú mi niña preciosa
amor eres, muy tierna y cariñosa._MG_0417
Me gusta como eres
diferente, distinta a las demás mujeres.
Con una mirada tuya
haces que mi cabeza huya.
Al instante haces que vuelva en sí
con solo pensar en ti.
Día a día me pregunto
cómo hago para estar contigo junto.
Sin obtener respuesta alguna
yo sigo creyéndome en la Luna.
Al estar contigo
vuelan raudos los segundos
y mis brazos cada vez que te abrazan
se pierden y se quedan moribundos.
Lo que yo siento por ti
te lo digo desde lo más profundo de mí.
Si me preguntas por mi inspiración, ¡amor!
Quiero decirte que tiene nombre y es Flor.
Brayan

Llegan los primeros versos… ¡Gracias por compartirlos!

En estos días en que la violencia desfila ante nuestros ojos a cada minuto, resulta agradable compartir bonitas palabras a través de este medio.

IMG_20170410_001528_687
Estaba triste y desolado
en un mundo oscuro, atrapado.
De sus vidas por las personas desterrado
me sentía injustamente abandonado.
Algún día aparecerá
una persona que me valorará
como ser humano
y podré estrechar sin temores su mano.
Gracias a tus consejos
pude salir de ese complejo.
Gracias porque somos mejos
y de la tormenta y las penas me alejo.
  

LO QUE NO TE CONTARON EN LA ESCUELA

Comparto este vídeo realizado para concienciarnos un poquito -o hasta el extremo- sobre lo que hay detrás de cada pieza de carne que comemos.

En un mundo en el que ya ni los seres humanos nos respetamos, resulta “raro” pedir respeto para el mundo animal. “Raro” pero necesario. Desde un buen uso y no un abuso, hasta el rechazo absoluto, las posturas son variadas; la necesidad de actuación, inminente.

El planeta es de todos, aunque unos pocos -los humanos- nos hayamos creído que tan solo es nuestro.