Don Quijote de la Mancha. Audio.

Aquí os dejo el enlace a los audios que prepara la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Allí, de hecho, podéis encontrar enlace a numerosas obras de la Literatura española, además de estudios realizados sobre las mismas.

Prólogo:

Primer capítulo:

Anuncios

El casamiento engañoso. Cervantes.

Documento completo:

El comienzo dice así:

Novela del casamiento engañoso

Miguel de Cervantes Saavedra.

SALÍA del Hospital de la Resurrección, que está en Valladolid, fuera de la Puerta del Campo, un soldado que, por servirle su espada de báculo y por la flaqueza de sus piernas y amarillez de su rostro, mostraba bien claro que, aunque no era el tiempo muy caluroso, debía de haber sudado en veinte días todo el humor que quizá granjeó en una hora. Iba haciendo pinitos y dando traspiés, como convaleciente; y, al entrar por la puerta de la ciudad, vio que hacia él venía un su amigo, a quien no había visto en más de seis meses; el cual, santiguándose como si viera alguna mala visión, llegándose a él, le dijo:

-¿Qué es esto, señor alférez Campuzano? ¿Es posible que está vuesa merced en esta tierra? ¡Como quien soy que le hacía en Flandes, antes terciando allá la pica que  arrastrando aquí la espada! ¿Qué color, qué flaqueza es ésa?

A lo cual respondió Campuzano:

-A lo si estoy en esta tierra o no, señor licenciado Peralta, el verme en ella le responde; a las demás preguntas no tengo qué decir, sino que salgo de aquel hospital de sudar catorce cargas de bubas que me echó a cuestas una mujer que escogí por mía, que non debiera.

-¿Luego casóse vuesa merced? -replicó Peralta.

-Sí, señor -respondió Campuzano.

-Sería por amores -dijo Peralta-, y tales casamientos traen consigo aparejada la ejecución del arrepentimiento.

-No sabré decir si fue por amores -respondió el alférez-, aunque sabré afirmar que fue por dolores, pues de mi casamiento, o cansamiento, saqué tantos en el cuerpo y en el alma, que los del cuerpo, para entretenerlos, me cuestan cuarenta sudores, y los del alma no hallo remedio para aliviarlos siquiera. Pero, porque no estoy para tener largas pláticas en la calle, vuesa merced me perdone; que otro día con más comodidad le daré cuenta de mis sucesos, que son los más nuevos y peregrinos que vuesa merced habrá oído en todos los días de su vida.

-No ha de ser así -dijo el licenciado-, sino que quiero que venga conmigo a mi posada, y allí haremos penitencia juntos; que la olla es muy de enfermo, y, aunque está tasada para dos, un pastel suplirá con mi criado; y si la convalecencia lo sufre, unas lonjas de jamón de Rute nos harán la salva, y, sobre todo, la buena voluntad con que lo ofrezco, no sólo esta vez, sino todas las que vuesa merced quisiere.

Agradecióselo Campuzano y aceptó el convite y los ofrecimientos.

Fueron a San Llorente, oyeron misa, llevóle Peralta a su casa, diole lo prometido y ofrecióselo de nuevo, y pidióle, en acabando de comer, le contase los sucesos que tanto le había encarecido. No se hizo de rogar Campuzano; antes, comenzó a decir desta manera:

-«Bien se acordará vuesa merced, señor licenciado Peralta, como yo hacía en esta ciudad camarada con el capitán Pedro de Herrera, que ahora está en Flandes.»

-Bien me acuerdo -respondió Peralta.

Retratos con palabras: “Zapatillas de humo”

A comienzos de este curso, me propuse realizar algunas de las tareas que pretendía exigir a mis alumnos -especialmente en primero- y aquí estoy, intentando pintar con unas cuantas palabras lo que represento en este mundo. Y es que así soy, exigente, conmigo misma y con los demás. Será que creo que, con esfuerzo y dando lo mejor de uno mismo, los frutos resultan más sabrosos.

Me tomo la vida en serio, a veces demasiado. Por momentos, también me llego a evadir del mundo y vuelo olvidando que existen espinas que duelen, gozando de cada segundo y exprimiendo la vida al máximo. En pocas palabras, siguiendo como lema mi querido Carpe diem. Otras veces, la tristeza se apodera de mis entrañas y me encierro en el universo del miedo, la inseguridad y la frustración. En fin, prefiero los raticos buenos, y los busco con empeño firme.

Lo que hay por fuera ya lo ves: morena, de cabello, ojos y piel. Cuando luce el sol del verano, gitanilla que adora andar, corretear y bailar a pies descalzos; y pecosa, contar las pecas de mi rostro te costaría más que sumar las estrellas que brillan en el firmamento.

“Zapatillas de humo” me apodaron tras una noche infinita. Me reí en su momento, me encanto de hecho. Y no pienso quitármelas hasta que muera, o hasta que ya no sea dueña de ellas. Las uso para descubrir rincones del mundo y para trotar hasta que los poros de mi piel se quedan mudos.

Mis primaveras… Ya van unas cuantas, ¡qué importa! Más de las que me gustaría pero tampoco las borraría pues todo lo bailado hasta ahora se ha quedado grabado en mi memoria. Cada risa, cada lamento, cada día eterno y cada noche sin aliento. Cada momento.

Amo y soy amada. Me rodea un universo de soles que iluminan mi destino. Me gusta creer que yo el suyo y que la luz que compartimos mantendrá su energía hasta el día que partamos habiendo cumplido lo que una vez soñamos.

Anita Dinamita.

CICLO DE CINE EN EL CEPA

XI CICLO DE CINEFÓRUM “DEL RELATO LITERARIO AL FÍLMICO”

La capacidad de ambigüedad y de sugerencia de la literatura es algo de lo que el cine, por su concreción visual, no puede servirse. La ficción se ha de metamorfosear mediante un lenguaje diferente, el texto debe transformarse en otra cosa. Para que haya una equivalencia en cuanto al resultado estético, en una adaptación genuina las imágenes deben producir en el espectador un efecto análogo al que la novela produce en el lector mediante las palabras. En lugar de tratar de reproducir o mimetizar los recursos literarios, la película debe encontrar sus propios recursos fílmicos para que el espectador pueda mirar con ojos nuevos el texto ya conocido. No es lo mismo leerlo que verlo (J.A. Molina Foix. Historias de cine. Relatos que inspiraron grandes películas. Madrid, Siruela. 2017, pág. 11)

Tras la enriquecedora sesión inaugural del ciclo pasado, en la que analizamos la película “La lengua de las mariposas” y sus correspondencias con los tres cuentos de Manuel Rivas que le sirven de punto de partida, paradigma de perfecta traslación de un universo de palabras a un universo audiovisual conservando la esencia del primero con lo mejor del segundo, en 2019 queremos seguir desarrollando esa línea de intercambio colectivo de lo sentido mediante el relato literario y a través de su versión fílmica. Para ello, en esta XI edición de nuestros cinefórums te proponemos tres experiencias por partida doble, gracias a la lectura primero (consulta con el Centro dónde acceder al texto escrito) y al cine después. A continuación, la introducción a los tres títulos elegidos.

Rafael Azcona (1926-2008), considerado el mejor guionista del cine español, también se cultivó como novelista y poeta. Tras la buena acogida de la versión cinematográfica de su obra “El pisito”, dirigida en 1959 por el debutante realizador italiano Marco Ferreri (1928-1997), volvieron a colaborar un año después en la que fue otra bomba de humor negro con elementos neorrealistas, retrato esperpéntico de la sociedad franquista del momento (por lo que sufrió censura): “El cochecito” (1960). El largometraje, basado en un relato de Azcona titulado “Paralítico”, del libro “Pobre, paralítico y muerto”, que él mismo guionizó junto con Ferreri, con un inmenso Pepe Isbert al frente del reparto, disfrutó del reconocimiento de la crítica desde su estreno en el Festival de Cine de Venecia, donde se alzó con el Premio FRIPRESCI. Podremos verlo el viernes 18 de enero de 2019.

Alfred Hitchcock (1899-1980) sintió una especial predilección por la narrativa de la escritora inglesa Daphne Du Maurier (1907- 1989), de quien adaptó dos novelas, convertidas en su última producción británica, “La posada de Jamaica” (1939), y en su exitoso estreno en Hollywood, “Rebeca” (1940). En 1963 regresó al universo plagado de misterios de la autora trasladando a la gran pantalla uno de sus relatos, que años antes había incluido en una antología de sus historias de suspense favoritas: “Los pájaros”, una tensa trama conectada con hechos reales donde todas las, en origen, inofensivas aves de una localidad costera terminan desencadenando una serie de sucesos de corte apocalíptico. Nada más terrorífico que la amenaza procedente de nuestro entorno más cotidiano. Se proyectará el viernes 1 de febrero.

El viernes 15 de febrero será el turno de “Brokeback mountain” (2005), película dirigida por el taiwanés Ang Lee (1954) sobre la base del relato homónimo de la estadounidense Annie Proulx (1935), ganador en 1998 del prestigioso Premio O. Henry a la mejor historia corta del año tras su publicación en la revista The New Yorker, donde ya causó impacto su argumento en torno al amor entre dos jóvenes cowboys, tema insólito en las tramas ambientadas en la América profunda. Tras las dificultades atravesadas antes de su rodaje, el excelente trabajo fílmico final fue recompensado, entre otros premios, por tres estatuillas doradas, a la mejor dirección, guion adaptado y música original. Las proyecciones, en versión original, subtitulada en su caso, tendrán lugar en el salón de actos del Centro (c/Santo Dominguito de Val, s/n) a las 18,30 horas, salvo la tercera que empezará a las 18 horas dado su metraje. Entrada libre hasta completar el aforo. Como es habitual, con presentación y coloquio final, en el que abordaremos especialmente nuestras impresiones sobre las historias escritas y las recién vistas en pantalla. Te esperamos. Ana Asensio, coordinadora de los ciclos

Refuerzo sintaxis. Las oraciones transitivas, el CD y CI.

ORACIONES TRANSITIVAS (verbo transitivo + CD)

diapositiva35diapositiva36diapositiva37diapositiva38diapositiva39diapositiva40diapositiva41

En primer lugar, debemos tener claro el complemento directo: algunos verbos precisan de un solo sintagma que detalle sobre qué o quién recae la acción realizada por el sujeto (recuerda, sujeto agente ya que realiza la acción):

Ana vio una película / a sus alumnos.

No importa lo que vio; si es un ser humano, será un SP (a sus alumnos); si no es humano, será un SN (la película).

Reconocemos el CD ya que:

  • Da respuesta a ¿qué? o ¿a quién?: ¿qué/a quién vio? = la película/a sus alumnos.
  • Se puede sustituir por un pronombre personal átono (lo/la/los/las, también le/les cuando hace referencia a seres humanos de género masculino): la vio/los vio/les vio.
  • Además, en la transformación a pasiva, el CD siempre se transforma en SUJETO PACIENTE, y lo que era el SUJETO AGENTE se transforma en C Agente, pasando a formar parte del predicado: la película fue vista por Ana/los alumnos fueron vistos por Ana.

ORACIONES TRANSITIVAS + CD + CI

Una vez entendido el CD, hay que señalar que algunos verbos requieren no solo un complemento sino dos: el primero será el CD y el segundo (el destinatario de la acción verbal) será el CI. Se trata de dos sintagmas necesarios para que la información sea completa.

REGALAR ALGO A ALGUIEN: Él le regaló una taza a Ana (donde el CI está duplicado).

PREGUNTAR ALGO A ALGUIEN: Preguntamos nuestras dudas a la profesora.

PONER ALGO A ALGUIEN: La madre puso los abrigos a sus hijos.

QUITAR ALGO A ALGUIEN: El niño les quitó las chucherías a sus primos (donde el CI también está duplicado).

¿Cómo reconoceremos el CI? Muy sencillo: siempre es un SP (introducido por la preposición “a”) que responde a la pregunta ¿a quién?

¿A quién le regaló una taza? = a Ana.

¿A quién le preguntamos nuestras dudas? = a la profesora.

¿A quién le puso el abrigo? = a sus hijos.

¿A quién le quitó las chucherías? = a sus primos.

También se puede sustituir por pronombres personales átonos pero, en este caso, siempre será le/les, nunca lo/la/los/las.

Fíjate bien porque casi siempre sustituimos el CD y el CI a la vez. Cuando esto ocurre, le/les se transforma en se:

Le regaló una taza (a Ana)   /   Se la regaló

Le preguntamos nuestras dudas (a la profesora)   /   Se las preguntamos.

Les puso el jersey   /   Se lo puso

Les quitó las chucherías   /   Se las quitó

Piensa también que cuando hablamos de le/les, podría tratarse también de 1º o 2ª persona: me/te/le/se/nos/os/les/se.

Me regaló una taza/Te pregunté mis dudas/Le puse el jersey/Se la puso/Nos quitó las chuches/Os las quité/Les robó el dinero/ Se lo robaron.

En los ejemplos anteriores verás que no importa la persona, tan solo debes reconocer al destinatario de la acción señalada por el verbo. ¡Ese es el CI!

diapositiva42diapositiva43diapositiva44diapositiva45

ORACIONES TRANSITIVAS REFLEXIVAS Y RECÍPROCAS (este contenido no entrará en la prueba del viernes 25 pero es interesante que le echéis un ojo).

Como de costumbre, comparto unas diapositivas:

ORACIONES TRANSITIVAS REFLEXIVAS:

diapositiva46

Ana se regala libros por su cumpleaños (reflexiva indirecta, el CD es “libros”)

¿Te has castigado por eso? (reflexiva directa)

Me corté el pelo en mi casa (reflexiva indirecta, el CD es “el pelo”)

Nos preparamos cenas especiales a veces. (reflexiva indirecta, el CD es “cenas especiales”)

¿Os habéis pintado vosotras (reflexiva directa)

Algunas personas se preguntan eso (reflexiva indirecta, el CD es “eso”)

¡Intenta analizarlas a ver qué tal!

descarga-2

ORACIONES TRANSITIVAS RECÍPROCAS:

diapositiva47descarga-1images-1descargaimages

Si inventas una oración con cada imagen, crearás una oración recíproca.

TAREA: analiza cada una de las oraciones que han aparecido en este refuerzo y me las entregas para que te corrija antes del examen. ¡A por ello!