Cartas al director: ¿Se nace o te hacen?

¿SE NACE O TE HACEN?

Mi hijo lleva diez años escolarizado en su centro, los mismos que llevo siendo partícipe de las relaciones entre compañeros, asuntos de profesores, AMPA, organización de festivales, etc. En el de mi hija, que es otro diferente, son tres los años que llevo colaborando, de igual manera, en todo lo relacionado con su colegio. He de decir que uno de ellos es religioso y de educación especial y el otro un colegio público.

En ambos, la enseñanza que reciben mis hijos es buena, por supuesto cada uno tiene sus propios métodos; para ellos –supongo- el suyo será el mejor, para mí son válidos los dos.

Lo que sí puedo decir es que en uno de ellos los niños parecen hechos de “otra pasta”. No veo esos grupos de niños y niñas donde enseguida se ve quién es el que manda, o el más “guay”, o el más propenso a que le hagan bullying; lo que veo son niños con una sensibilidad especial. Una sensibilidad hacia los demás compañeros que no son como ellos (por suerte o por desgracia), para saber ponerse n la situación del otro, ayudar en las carencias que pueden tener o tenderle una mano cuando la necesitan -y no precisamente al cuello-.

Yo no sé si esto será cuestión de centros religiosos o laicos, públicos o privados, padres o profesores o simplemente va en cada uno de nosotros; lo único que sé es que esta clase de sensibilidad –por desgracia- no es una materia que se pueda impartir martes y jueves de 9:00 a 10:00.

Estela Laga, 3ºM

Cartas al director: «300»

300

Hoy me levanto, preparo café, pongo las noticias y aparece  impactante. Imagen esperpéntica: trescientas personas haciendo cola en la tapa del mundo, como en la fila de cualquier supermercado esperando en cajas un sábado por la tarde. ¡300! Como la peli, los trescientos intrépidos, genuinos, valientes,cargados de adrenalina y porteadores -aunque no se vean en la foto- tocando cumbre. Como los primeros exploradores, empujados por la superación, por el deseo de descubrir nuevas fronteras, nuevos ríos, nuevas peñas.., o el Everest.

Antes era una hazaña, una locura: la dureza y la soledad de la montaña por excelencia, la falta de oxígeno, de fuerzas, el hambre,el frío, el sufrimiento, la muerte, la inmortalidad. Hoy vemos gentes en fila india, sacando ticket para hacer cima, para que les descuenten el parking al hacerse una foto arriba y tener el cupón de porteador serpa gratis. 300, concretamente, uno tras otro, esperando a tocar el cielo, como chorizos en ristra. Y llegan arriba y hay que compartir ese estado zen con la madre Naturaleza sin detenerse mucho en ese momento transcendental de sus vidas, sin excesos ni sensiblerías porque hay 299 fulanitos que están esperando detrás. Todos ataditos, ordenados, al borde de la congelación como los palitos de cangrejo en su caja. Dejándo tras de sí un recuerdo memorable y una tonelada de basura en la montaña más pura. ¡Hala! Ahora disfruta  deprisita y compártelo en Twitter porque si no,  nadie se entera.

Como siempre, el hombre lo ha vuelto a conseguir, con la superación que nos caracteriza. Ha convertido lo realmente asombroso en un mero y vulgar business.

Tiscar Valero. Nivel III Competencias Clave.

Cartas al director: «Lucha de monstruos»

Lucha de monstruos

Cada vez las noticias son peores: ya no solo hablan de política, accidentes de tráfico, deportes, enfermedades, contaminación…. Ahora, y cada vez más, cerca de nosotros se informa de las reyertas callejeras que se están produciendo. Parece que ya no se sepa dialogar y que se tenga que llegar al punto de querer quitarle la vida a las personas como si se tratara de un duelo de supervivencia. ¿En qué nos estamos convirtiendo?

Sofía Pérez Ferreiro 3M

Cartas al director: «La palabra»

LA PALABRA

La palabra es una de las grandes conquistas del ser humano. Su significado etimológico viene de “parábola” (del griego “παραβολή”: “para”: al margen de, junto a; “bolé”: establecer un paralelo, comparar) y fue introducida en la lengua española en el siglo XII.

Hace unos días leí una frase atribuida a Beethoven que me hizo pensar en la importancia de la palabra: “Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo”. Y he reflexionado: ¿Cómo usamos las palabras? Observo que las palabras tienen fuerza y, dependiendo de la manera como las pronunciamos y utilizamos, pueden producir efectos diversos: herir, manipular, acariciar, persuadir… Es una herramienta de gran valor.

Aprende a cuidarla. Nunca sabes cuándo se convertirá en el arma perfecta para…

Cartas al director: «La soga al cuello y el perdedor al agujero»

La soga al cuello y el perdedor al agujero.

En España se producen 50.000 asesinatos al año: ahorcamientos en los árboles de los bosques, cuellos rajados, desnutrición, maltratos y envenenamientos, entre otras cosas. Estoy hablando del galgo cuando su vida ya no es «útil».

La triste vida de estos pequeños de vuelve cada vez más negra en el momento en que hay embarazos, descalificaciones o deja de haber presas. Miles y miles de galgos son abandonados en cualquier lugar de España, sobre todo en febrero, debido al fin de temporada de caza. Algunos de estos perros tienen suerte y son arrojados por encima de la valla de refugios y protectoras y otros pocos más son rescatados en las calles.

El 4 de abril adopté en Toledo a Venus, una galga española que, a día de hoy, se ha convertido en mi mejor amiga. Ella es un claro ejemplo de superación: a pesar de los traumas que sufre por haber sido obligada a llevar una mala vida, es capaz de acercarse a las personas moviendo el rabo y dando besos de agradecimiento, como un bebé aún inocente que no ha descubierto el lado oscuro de este mundo.

Gracias a ella sé que el próximo perro que tenga será adoptado también y seguramente otro galgo, ya que tan sólo con sus pequeños gestos de agradecimiento, como su mirada, me hace saber que, además de darle una vida mejor, le he dado una oportunidad para que vuelva a ser un perro feliz.

¡Adopta y no compres, da una segunda oportunidad a los que la necesitan!

Yasmina Isasi. Módulo III (mañana)

Charla con Maite Ramos (Casa de la Mujer).

Aprovecho esta ventana al mundo para compartir aquí un texto de nuestra compañera Juani Collado. De este modo, completo la charla que ayer compartimos en nuestro salón de actos. Recordad que la Casa de la Mujer es un espacio abierto, pensado especialmente para ayudar, proteger y también para colaborar en que mujeres y hombres desarrollemos nuestras capacidades, habilidades e inteligencia emocional.

Información:

  • Dirección: C/ Don Juan de Aragón, 2 – 50001 Zaragoza
  • Teléfono: 976 726040
  • Fax: 976 726041, 726042
  • Email: casamujer@zaragoza.es
  • Página Web: http://www.zaragoza.es/mujer/
  • Cómo llegar en transporte público
  • Horario:
    • Casa de la Mujer: de 8 a 21 h. (Lunes a Viernes)
    • Atención e Información: 
      – Lunes a Jueves: de 9 a 14h. y de 16 a 19h.
      – Viernes: de 9 a 14h.

EXPERIENCIA PERSONAL (JUANI COLLADO):

COMPARTIENDO EXPERIENCIAS: PÉRDIDAS AFECTIVAS

En algún momento de nuestras vidas hemos tenido que pasar por la pérdida de un ser querido, algo muy duro y a lo que nunca te acostumbras. Nunca es bienvenida la muerte aunque forme parte de la vida.

Hace unos años me tocó pasar por este trago. En esos momentos crees que todo termina, pero no es así: yo tuve la gran suerte de tener la oportunidad de trasladarme a Zaragoza; aquí encontré un lugar que parecía creado para mí -a la medida de mis necesidades- y, efectivamente, así fue.

La  CASA DE LA MUJER, así se llama ese lugar. Allí descubrí que impartían  cursos muy interesantes y ví uno que me llamó especialmente la atención:  PÉRDIDAS AFECTIVAS. Me venía como anillo al dedo en esos momentos, y me apunté.

La verdad es que desde el primer día me sentí muy a gusto, fui muy bien acogida y aprendí junto a quince mujeres más que -al igual que yo- buscaban una esperanza para seguir  viviendo. Nuestra monitora Belén fue clave, ella fue quien nos ayudó a encontrar la luz.

Al terminar este curso, todas éramos otras. Fue increíble el cambio:  surgió un grupo de amigas que -aún hoy en día- se reúne todos los martes a tomar café, Nosotras nos llamamos “ALEGRÍA” porque eso fue lo que recuperamos y, a partir de entonces, sobre todo, decidimos vivir.

Os animo a que participéis en estos cursos, son muy positivos y lo más importante: dejan huella.

Juani Collado Yeguas. 4º de E.S.O. (mañana)

Calas de Roche. Cádiz.

Igualdad y respeto. Cartas al director.

Recupero algunos documentos interesantes hoy, 8 de marzo:

IGUALDAD Y RESPETO

25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia sobre la Mujer, fecha señalada en el calendario que ojalá no existiera; pero existe y por algo será. No hay un solo día en que no escuchemos una noticia relacionada sobre el tema: asesinatos machistas, violencia sexual, acoso… En lo que va de año, 45 mujeres han sido ya asesinadas.
Intento educar a mi hija en el respeto y en la igualdad. Le enseño que nunca dependa de nadie, ni emocional ni económicamente, que luche luche por sus ilusiones y metas sin prejuicios. Deseo que sea fuerte en sus convicciones y que nadie destruya su camino.
Desgraciadamente, queda mucho por cambiar, así que empecemos por nuestros propios hijos, educándolos en el amor y el respeto por uno mismo.
IMG_20171001_181454_707

La otra perspectiva. Cartas al director.

LA OTRA PERSPECTIVA

Hoy en día, la gente de mi edad -e incluso gente mayor- relacionamos los Pilares con una fiesta multitudinaria, solo pensamos en nosotros y en pasarlo bien, pero nunca nos paramos a pensar en que, por nuestros comportamientos, podemos impedir en algunos casos que el personal pueda realizar su trabajo cómodamente.

Yo llevo participando en esta fiesta todos los años, pero es el primer año que no he ido de jarana, sino que he trabajado. Iba tranquila pensando que era un trabajo sencillo, pero me equivocaba, ¡es un trabajo muy duro!

En mi caso, el puesto era de camarera y, por mi experiencia personal, puedo decir que es muy agotador -tanto física como psicológicamente- debido a la multitud de gente que se debe atender.

Todos quieren ser los primeros y suelen ir bebidos; tienes que aguantar gritos, quejas por los elevados precios, faltas de respeto, como comentarios fuera de lugar por ser mujer. A veces, tendríamos que comportarnos mejor y ser más educados, ¿no creéis Porque, aunque estemos de jarana, esas personas que nos atienden están ahí trabajando para que otros puedan disfrutar de la fiesta.

 Hay que entender que son sitios con mucha gente y por ello no se les debe faltar el respeto a los trabajadores, porque ellos realizan su trabajo lo mejor que pueden en esas condiciones.

Laura Simón. Módulo III (mañana)