¿Seguís ahí? Una propuesta interesante: club de lectura a partir del libro «El Camino», de Miguel Delibes.

Os animo a participar en este interesante club de lectura que ha organizado el Centro de Profesores Ángel Sanz Briz de Teruel.

La propuesta: El Camino, Miguel Delibes

En este año en el que conmemoramos el centenario del nacimiento de Miguel Delibes, ¿qué mejor manera que hacerlo leyendo? Para ello, hemos elegido una de las obras capitales de Delibes: “El camino”.

Si queréis saber algo más del autor y de su obra, podéis visitar estos enlaces:

¿Y cómo haremos? Cada semana nos comprometeremos a leer dos capítulos de “El camino”. Después, quien quiera, podrá compartir lo que desee en el apartado de “comentarios” en cada una de las entradas que aparecerán en este mismo blog. El calendario será el siguiente:

  • Del 30 de noviembre al 6 de diciembre: capítulos 1 y 2.
  • Del 7 al 13 de diciembre: capítulos 3 y 4.
  • Del 14 al 20 de diciembre: capítulos 5 y 6.
  • Del 11 al 17 de enero: capítulos 7 y 8.
  • Del 18 al 24 de enero: capítulos 9 y 10.
  • Del 25 al 31 de enero: capítulos 11 y 12.
  • Del 1 al 7 de febrero: capítulos 13 y 14.
  • Del 8 al 14 de febrero: capítulos 15 y 16.
  • Del 15 al 21 de febrero: capítulos 17 y 18.
  • Del 22 al 28 de febrero: capítulos 19, 20 y 21.


¡ÁNIMO, EL CAMINO YA HA EMPEZADO!

Si quieres añadir tu comentario a partir de la lectura de los capítulos III y IV, no lo dudes ni un momento:

https://biblioblogcpteruel.wordpress.com/2020/12/06/el-camino-capitulos-3-y-4/

Mi comentario a partir de la lectura de los capítulos I y II

Reseña: «Las bicicletas son para el verano», obra teatral.

Esta obra de teatro me pareció una bonita representación de lo que pudieron vivir muchas familias humildes durante la Guerra Civil. Yo nunca antes había leído una obra de teatro y es súper amena.  También está la película y la obra de teatro también muy recomendables.

Susana Gabarri Carbantes. 2º Espa (tarde).

Recordad que podéis encontrar más información en otra entrada del blog:

https://lclana.wordpress.com/2020/05/04/sesion-blog-lunes-4-mayo-2o-espa-el-genero-dramatico-unidad-5/

Además, os dejo el archivo con la obra completa. Merece la pena leerla.

Reseña: «El rastro de tu sangre en la nieve»

Esta lectura me dejó sin palabras, la facilidad del autor en describir cada escena ayuda muchísimo a imaginar la historia. El final no era para nada lo que esperaba ya que -por lo general- las historias de amor siempre tienen finales felices. Es muy interesante leer algo que se sale de la monotonía y nos logra sorprender con algo inesperado. Recomiendo al 100% está breve lectura pues es muy enriquecedora. 

Susana Gabarri Carabantes. 2º ESPA (tarde)

Relato completo:

Sesión Zoom. Competencias III. Comentamos el retrato de Abulu. Recomendación de lectura.

En este caso, tan sólo comparto el texto que estamos trabajando las chicas de Competencias III para que lo leáis. Quizás despierte vuestra curiosidad por conocer la novela de la cual lo extraje.

También es un ejemplo perfecto para la próxima tarea que realizaré con mis alumnos de 1º ESPA.

Autor: Chigozie Obioma.

Novela: Los pescadores

RETRATO DE ABULU

Parecía un hombre poderoso de los de antes, cuando los hombres destruían todo lo que cogían con sus manos desnudas. Su cara estaba poblada por una barba que se extendía desde los lados hasta la mandíbula. El bigote se mantenía sobre la boca como si se hubiese dibujado allí con pinceladas finas de carboncillo. Llevaba el pelo sucio, largo y enmarañado. Gran parte de su pecho también estaba cubierto de una capa espesa de pelo, así como su cara arrugada y morena, la parte central de su pelvis, y alrededor de su pene. La base de sus uñas era larga y firme, y bajo todas ellas había tierra y suciedad.

Su cuerpo transportaba una variedad de olores, el más perceptible era un olor fecal que me llegó como una ráfaga, como el zumbido de moscas (…). Apestaba a sudor acumulado en el interior de la densa mata de pelo alrededor de su zona púbica y sus axilas. Olía a comida podrida, a heridas no curadas y pus, y a fluidos y desechos. Recordaba a materiales oxidados, materia putrefacta, ropa vieja, ropa interior abandonada que a veces llevaba. También olía a hojas, enredaderas, mangos podridos junto al Omi-Ala, la arena de las orillas del río, e incluso al agua misma. Olía a plataneros y árboles de guayaba, al polvo del harmatán, a ropa tirada en el basurero, a restos de carne del matadero, a sobras de cosas devoradas por los buitres, a condones usados del motel La Room, (…) Olía a las vidas rotas de los otros y a la quietud en sus almas. Olía a cosas desconocidas, a elementos extraños, y a cosas temibles y olvidadas. Olía a muerte.

Chigozie Obioma, Los Pescadores

Recomendación de lectura: «El número de Dios».

  • El número de Dios.

Es un libro ambientado en la Edad Media, que mezcla datos históricos, como la Reconquista de Al-Ándalus (musulmán) a manos de los cristianos, con una historia de amor ficticia. En este libro podemos observar las diferentes clases sociales, la importancia del poder de la Iglesia en esta época e indagar en el mundo del arte.

El libro es perfecto para las personas a las que nos gusta la Historia. Gracias a sus detalladas descripciones, podemos adentrarnos en esas catedrales, esas calles, esas casas … También nos regala una historia de amor: la de Teresa y Enrique, que me empujó a coger el libro con más fuerza.

Teresa es un personaje con peso, una mujer fuerte y valiente; empezando desde pequeñita ayudando a su  padre en un taller de pintura, llegando a ser maestra de taller, abriéndose paso en una época marcada por el mando del hombre. Aun enamorándose de Enrique, no traicionó a sus principios, ni se doblegó a las normas de la Iglesia Católica.

Es un libro que volvería a leer.

Andrea Leticia Sánchez Rozas. 2º ESPA

Recomendación de lectura (para todos) y propuesta de tarea (Competencias Clave y GS).

No puedo dejar pasar un día más sin recomendar el libro que estoy devorando esta semana: Mil soles espléndidos. La verdad es que esta vez la lectura me ha hecho viajar a un lugar mucho más triste y macabro que donde nos encontramos ahora. Por exagerado que parezca, no lo es en absoluto: Afganistán, finales de los años ’80, momento en el que todo empezará a cambiar -radical y sangrientamente- para una población indefensa que nada podrá hacer contra los intereses, corrupción y abuso de poder de quienes manejan los hilos.

Resulta complicadísimo entender cuándo y por qué todo se fue de las manos hasta sumir al país en el más profundo caos y desolación. Se intuye, se adivina y se remueve la conciencia al pensar que el ser humano es el artífice de tanta barbarie. Y es que siempre ha sido, es y será así: Homo homini lupus est.

Os dejo un fragmento que me ha impactado hasta extremos insospechados. No son buenos días para nadie aquí y ahora, desde luego, pero abrir los ojos a otra realidad -y comprobar que la vida ha sido y es tan difícil para otros- es como una ducha de agua helada que quema. Para aquellos a los que les ha tocado nacer en puntos olvidados del mapa geográfico, especialmente si nacieron con una «sonrisa vertical» entre sus piernas…

Os dejo el fragmento y la referencia. Mi alumnado de Competencias y Grado Superior sabrá que hacer con este pedacito de texto si aún le queda tiempo… ¡y ganas!

Fuerza, amigos, vivimos en un paraíso que pronto nos será devuelto.

Mil soles espléndidos

Khaled Hosseini.

Allá va…

Capítulo 39

– Este centro ya no atiende a mujeres-gritó el guarda, furioso, desde lo alto de la escalera (…).

Un gemido de consternación recorrió la multitud.

-¡Pero si es un hospital para mujeres!-gritó una mujer detrás de Mariam, y sus palabras fueron recibidas con exclamaciones de aprobación.

Ella se cambió a Aziza de lado. Con el brazo libre sujetaba a Laila, que gemía y se apoyaba en Rashid, rodeándole el cuello con el brazo.

-Ya no-declaró el talibán.

-¡Mi mujer está de parto!-bramó un hombre corpulento-. ¿Quieres que dé a luz en la calle, hermano?

En enero de ese mismo año, Mariam había oído el anuncio de que hombres y mujeres serían tratados en centros sanitarios distintos, y que se enviaría a todo el personal femenino de los hospitales de Kabul a una única central. Nadie se lo había creído y los talibanes no lo habían puesto en práctica. Hasta entonces.

-¿Y el hospital Ali Abad?-preguntó otro hombre.

El guardia negó con la cabeza.

-¿Wazir Akbar Jan?

-Sólo para hombres-declaró el guardia.

-¿Y qué se supone que debemos hacer?

-Id al Rabia Balji-respondió el guardia.

Una mujer joven se abrió paso y dijo que ya había estado allí, y que no había agua corriente, ni oxígeno, ni electricidad, ni medicamentos.

-Allí no hay nada.

-Pues es a donde tenéis que ir-indicó el guardia.

Se alzaron más quejas y gritos, se oyeron un par de insultos. Alguien arrojó una piedra.

El talibán alzó el kalashnikov y disparó varias veces al aire. Otro talibán blandió un látigo detrás de él.

La multitud se dispersó rápidamente.

La sala de espera del Rabia Balji estaba llena de mujeres con burka acompañadas de sus hijos. el aire apestaba a sudor, a cuerpos sucios, pies, orines, humo de cigarrillos y antisépticos. Bajo el lento ventilador del techo, los niños correteaban persiguiéndose, saltando por encima de las piernas estiradas de los padres, que dormitaban en el suelo.

Reseña lectura: columna de Irene Vallejo «El aire de un crimen».

RESEÑA A PARTIR DE LA LECTURA: “EL AIRE DE UN CRIMEN” (IRENE VALLEJO).

El artículo nos muestra el reflejo oscuro de nuestra mente sobre los acontecimientos cotidianos. Como las películas, libros y series, que plasman en ficción lo que en realidad es el común torbellino de sentimientos que es el ser humano, y su vida diaria.

Como muestra, nos describe la tortuosa historia de Edipo, que declara como uno de los primeros elementos pertenecientes al género policiaco. Aunque en aquella época este estilo artístico no estaba creado ni definido como tal.

Nos desvela el argumento de una historia que podría compararse con cualquier serie de televisión actual; con intrigas y engaños, propios y ajenos, que desenlazan la historia de una persona normal, el protagonista, que se acaba desvelando como el agente del mal. Capaz de asesinar no sólo a otro ser humano, sino a su propio padre. Eso sí, sin saberlo.

Finalmente podemos compartir o no la idea de que las complejidades del ser humano plasmadas en una historia ficticia, en muchos casos, son reflejos fieles de una realidad en la que cualquier persona que conozcamos puede terminar siendo el protagonista de la historia. Citando otro artista cantante: “Y es que todo arde si se le aplica la chispa adecuada”.

Doris Maldonado. 1º ESPA (mañanas).